Noticias y Artículos


Recomendaciones a las pymes para pagar menos impuestos

publicado a la‎(s)‎ 6 abr. 2016 2:28 por ASG Asesoria   [ actualizado el 6 abr. 2016 2:32 ]

Las pequeñas y medianas empresas tienen una presión fiscal mayor que las grandes corporaciones, lo que en sus primeros años puede lastrar su negocio. Para poder ahorrar en su factura fiscal, es imprescindible que sigan estos consejos. 

Se acerca el día 6 de abril, fecha en la que comienza la campaña de la declaración de la renta del año pasado. Una fecha que muchos españoles, por no decir todos, tienen marcada en rojo, ya que para algunos supone la cuenta atrás para la llegada de la esperada devolución, mientras que para otros implica el temido pago para ponerse al día con Hacienda. 

Mientras tanto, las pymes viven su especial ‘Día D’ con el fisco tres veces al año, ya que -la mayoría- tributan por el Impuesto de Sociedades, el cual las obliga a ingresar una cantidad “a cuenta” mediante tres pagos fraccionados que se abonan durante los 20 primeros días naturales de los meses de abril, octubre y diciembre. Es decir, que en este mes también se las tendrán que ver con Hacienda. 

En este sentido, cabe aclarar un par de cosas. Tras la reforma fiscal del gobierno, las pymes tributan a un tipo medio del 25% frente al 28% anterior, si bien, según los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA), el tipo medio efectivo -es decir, el que realmente se paga- es de alrededor del 15%. Una tasa que a priori puede parecer baja, pero que si se compara con la de las grandes corporaciones, que es del 6%, escuece y mucho, pues una pequeña empresa dispone de muchos menos recursos que una grande. 

Por ello, muchos pequeños empresarios se preguntan qué es lo que pueden hacer para no verse tan estrangulados por Hacienda, sobre todo en sus inicios, cuando la mayor parte de los ingresos -si es que tienen- se van en impuestos. Ante estas dudas, vamos a sugerir algunas recomendaciones para que, sin ignorar las obligaciones fiscales, se puedan ahorrar algunos euros.

1. No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy

Un refrán muy manido, pero a la vez muy sabio. Posponer las obligaciones, del tipo que sean, solo acaban trayendo problemas a la larga. Si retrasas tus pagos a Hacienda, no vas a ahorrar dinero, sino que vas a gastar más, pues incumplir los plazos conlleva sanciones que se pagan con intereses, lo que puede poner en juego tu negocio. Con Hacienda, no juegues, cualquier incumplimiento se paga con creces.

2. Contrata un asesor fiscal

Probablemente al leerlo te digas a ti mismo, “qué más quisiera yo”. Evidentemente, contratar un asesor fiscal conlleva un gasto que la mayoría de las pymes no puede asumir, pero si tienes la suerte de disponer de algo de efectivo de sobra, no escatimes en este gasto. Con un profesional fiscal a tu servicio te asegurarás que tu factura fiscal esté al día y, además, contarás con sus consejos y experiencia para poder acogerte a ciertas ventajas -todas legales- que redundarán en beneficios para tu negocio.

3. Pasa del IRPF si ingresas más de 50.000 euros al año

Muchos emprendedores se resisten a constituir una sociedad civil porque creen que la factura impositiva será más alta. Error. Los expertos recomiendan hacerlo cuando se facturan entre 40.000 y 50.000 euros al año, pues de este modo comenzarás a tributar por Sociedades en vez de por el IRPF, lo que te saldrá más barato. Y es que, si lo haces por el segundo tributo, pasarás a pagar un 25% frente al 32% de la renta de las personas físicas.

4. Módulos para el IRPF

Si tributas por el IRPF tu actividad, podrás ahorrar si lo haces por el sistema de módulos, el cual te permitirá saber de antemano lo que vas a pagar y evitarte sorpresas, ya que se tributa por elementos, como la potencia de energía contratada, el número de empleados o el número de mesas (si se trata de un negocio de hostelería).

5. Comunidad de bienes, ¿qué es eso?

Una fórmula bastante desconocida pero que puede ser muy efectiva para los emprendedores es la comunidad de bienes, que pueden utilizar dos o más amigos cuando crean un negocio. En este caso, no es necesario crear una sociedad, sino que cada miembro de la empresa tributará por la participación que tenga en ésta. Los expertos creen que es la forma más competitiva a la hora de poner en marcha un negocio.

6. Incentivos a la capitalización

La reforma fiscal ha traído consigo novedades más allá de la bajada del tipo impositivo. Por ejemplo, se puede reducir la tributación en alrededor de un 10% de la base imponible si la empresa invierte en su crecimiento y estabilidad mediante incentivos a su capitalización. Ese ahorro tributario del 10% se destinará a capitalizar el negocio y constituirá una reserva indisponible durante los cinco primeros ejercicios.

7. Reserva de nivelación de bases imponibles

Se trata de un estímulo especial para las pymes que consta en excluir de la tributación hasta un 10% de la base imponible de un ejercicio, con un límite de hasta un millón de euros si se destina a crear una reserva indisponible con dicho importe, con el que se podrán compensar las bases imponibles negativas que se obtengan en un plazo de cinco años. Transcurrido ese plazo, la cuantía de la reserva que no se haya usado para dicha compensación se someterá a tributación integrándose en la base imponible de dicho año.


REGIMEN DE LA SEGURIDAD SOCIAL APLICABLE A SOCIOS Y ADMINISTRADORES DE SOCIEDADES MERCANTILES

publicado a la‎(s)‎ 28 mar. 2016 6:13 por ASG Asesoria   [ actualizado el 28 mar. 2016 6:16 ]


A la hora de iniciar sus actividades mercantiles, los responsables de la administración de una empresa se encuentran ante el dilema de decidir el régimen de seguridad social en el que han de incluirse los Socios y Administradores de la Sociedad. En este sentido, habremos de acudir al art. 34 de la L ey 50/1998, de 30 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y de Orden Social, que determina el sistema de encuadramiento de los trabajadores y administradores de Sociedades Mercantiles Capitalistas en el Sistema de Seguridad Social, al que han de atenerse las empresas a la hora de decidir si sus Socios y Administradores han de incluirse en el régimen de autónomos o en el general de la Seguridad Social.

 

De acuerdo con ello, el legislador establece en primer lugar los requisitos que determinan la inclusión en el Régimen General de la Seguridad Social de los siguientes grupos de trabajadores y directivos de la empresa:

 

1.- Los trabajadores por cuenta ajena y los socios trabajadores de Sociedades Mercantiles Capitalistas, aún cuando sean miembros de su órgano de administración, si el desempeño de este cargo no conlleva la realización de las funciones de dirección y gerencia de la Sociedad, ni poseen su control efectivo en los términos establecidos en la Disposición Adicional Vigesimoséptima de la Ley.

 

2.- Como asimilados a trabajadores por cuenta ajena, con exclusión de la protección por desempleo y del Fondo de Garantía Salarial, se incluyen los Consejeros y Administradores de Sociedades Mercantiles Capitalistas, siempre que no posean el control de éstas en los términos establecidos la disposición adicional Vigesimoséptima –que veremos más adelante-, cuando el desempeño de su cargo conlleve la realización de las funciones de dirección y gerencia de la Sociedad, siendo retribuidos por ello o por su condición de trabajadores por cuenta de la misma.

 

Posteriormente, la Ley 50/1998 establece la modificación de la disposición adicional vigesimoséptima de la Ley General de la Seguridad Social, en la que se concreta el c ampo de aplicación del Régimen Especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos. En este sentido, el legislador establece lo siguiente:

 

 

 

Estarán obligatoriamente incluidos en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos quienes ejerzan las funciones de dirección y gerencia que conlleva el desempeño del cargo de Consejero o Administrador, o presten otros servicios para una Sociedad Mercantil Capitalista, a título lucrativo y de forma habitual, personal y directa, siempre que posean el control efectivo, directo o indirecto, de aquélla. Se entenderá, en todo caso, que se produce tal circunstancia cuando las acciones o participaciones del trabajador supongan, al menos, la mitad del capital social.

 

Con objeto de aclarar las interpretaciones que se puedan realizar de la expresión “control efectivo” de la Sociedad, el legislador determina que se presumirá, salvo prueba en contrario, que el trabajador posee el control efectivo de la Sociedad cuando concurran algunas de las siguientes circunstancias:

 

1.- Que, al menos, la mitad del Capital de la Sociedad para la que preste sus servicios esté distribuido entre socios, con los que conviva, y a quienes se encuentre unido por vinculo conyugal o de parentesco por consanguinidad, afinidad o adopción, hasta el segundo grado.

 

2.-Que su participación en el Capital Social sea igual o superior a la tercera parte del mismo.

 

3.- Que su participación en el Capital Social sea igual o superior a la cuarta parte del mismo, si tiene atribuidas funciones de dirección y gerencia de la sociedad.

 

 

En todo caso, y cuando no concurran las circunstancias anteriores, la Administración podrá demostrar, por cualquier medio de prueba, que el trabajador dispone del control efectivo de la Sociedad.

 

Finalmente se establece una exclusión general del sistema, al establecerse que no estarán comprendidos en el Sistema de Seguridad Social los socios, sean o no Administradores, de Sociedades Mercantiles Capitalistas cuyo objeto social no esté constituido por el ejercicio de actividades empresariales o profesionales, sino por la mera administración del patrimonio de los socios.

 

En definitiva, y de conformidad con lo dispuesto en la Ley 50/1998, podemos establecer un cuadro resumen de los sistemas de seguridad social a los que debe acogerse la empresa según las circunstancias que concurran en el socio, trabajador o directivo de la misma:

 

 

 

I.- SOCIOS DE LA ENTIDAD MERCANTIL

 

REGIMEN GENERAL 


1.- Socios trabajadores cuando no sean Administradores Sociales.

 

2.- Socios trabajadores que sean Administradores pasivos o Consejeros no ejecutivos.


En estos dos supuestos se exige que no posean un control efectivo, 
directo o indirecto de la sociedad.

 

 

REGIMEN GENERAL (SIN DESEMPLEO, NI FOGASA) 


Cuando el socio trabajador sea Administrador activo o Consejero ejecutivo retribuido, siempre que no posea el control efectivo de la sociedad.

 


REGIMEN ESPECIAL DE AUTONOMOS


Socios trabajadores que posean un control efectivo de la sociedad.


Este control se presume:

 

1.- Cuando la participación en el Capital Social sea igual o superior al 50%.


2.- Presunción iuris tantum de control efectivo en los siguientes casos:


- Participación del 33% o superior en el Capital Social.

 

- Participación del 25% o superior, si tiene atribuidas funciones de dirección y gerencia de la sociedad.


- Participación del 50%, distribuida entre socios con los que conviva, y a quienes se encuentre unido por vínculo conyugal o de parentesco hasta el 2º grado.

 

 

 

3.- Cuando la Administración demuestre por cualquier medio de prueba, que aún no dándose los supuestos anteriores se posee un control efectivo de la sociedad. 

 

EXCLUSION DEL SISTEMA

 

Se excluyen los Socios, Administradores o no, de este tipo de sociedades, cuyo objeto social esté constituido por la mera administración del patrimonio de la Sociedad. 


II.- ADMINISTRADORES DE SOCIEDADES MERCANTILES CAPITALISTAS 

ADMINISTRADORES ACTIVOS O CONSEJEROS EJECUTIVOS

 

1.- Se incluyen en el Régimen General (sin desempleo, ni FOGASA), siempre que no dispongan de control efectivo de la sociedad y estén retribuidos por el desempeño del cargo o por su condición de trabajadores por cuenta ajena.

 

2.- Se incluyen en el Régimen de Autónomos los Administradores con control efectivo de la Sociedad:

 

- Por su participación igual o superior al 25%.

 

- Por la participación del 50% o superior a través de la participación de familiares con los que conviva hasta el 2º grado.



ADMINISTRADORES PASIVOS O CONSEJEROS NO EJECUTIVOS


Están excluidos del sistema de Seguridad Social, al realizar funciones meramente consultivas o de asesoramiento sin relevancia lucrativa.


III.- PERSONAL DE ALTA DIRECCIÓN

 

Se incluirá en el Régimen General cuando no sean Administradores Sociales ó cuando sea Administrador pasivo o Consejero no ejecutivo siempre que, en ambos casos, no posean un control efectivo, directo o indirecto, de la Sociedad. No tendrán derecho a desempleo ni Fogasa cuando sea además Administrador activo o Consejero ejecutivo y no posea el control efectivo, directo o indirecto, de la Sociedad.

 

 

 

 

IV.- TRABAJADORES NO SOCIOS DE SOCIEDADES MERCANTILES  CAPITALISTAS

 

REGIMEN GENERAL . 

Trabajadores por cuenta ajena que no sean Socios ni Administradores de la Sociedad.

 

REGIMEN GENERAL (SIN DESEMPLEO, NI FOGASA).

Trabajadores no Socios con relación laboral ordinaria o especial, que sean además Administradores activos sin control efectivo de la Sociedad.

 

REGIMEN ESPECIAL DE TRABAJADORES AUTONOMOS. 

Trabajadores no Socios con relación laboral ordinaria o especial que posean el control efectivo de la Sociedad, a través de familiares socios con las que conviva, que posean el 50% o más del Capital Social.

 

 

En definitiva, la Empresa ha de tener en cuenta todo este tipo de circunstancias a la hora de valorar el encuadramiento de sus Administradores o Socios en los diferentes regímenes de la Seguridad Social, lo que puede tener una gran importancia a la hora de percibir determinadas prestaciones como el subsidio de desempleo, derecho del que carecen los incluidos en el régimen de autónomos. Por ello, la inclusión en el Régimen General de un Socio que posea el control efectivo de la Sociedad podría dar lugar en cualquier momento a una revisión por parte de los órganos competentes de la Tesorería General de la Seguridad Social y a una inclusión de oficio en el RETA, con la consiguiente obligación de reintegrar las prestaciones que hubiese percibido indebidamente durante su encuadramiento irregular.

Tipos de IVA en España

publicado a la‎(s)‎ 23 mar. 2016 4:01 por ASG Asesoria   [ actualizado el 23 mar. 2016 4:04 ]

Estás haciendo una factura y, de pronto, un 21% más por aquí. ¿Por qué? Porque hay que pagar el IVA. Un impuesto que no gusta a nadie, pero que nos ha acompañado y nos acompañará a lo largo de toda nuestra vida, tengamos una empresa, seamos autónomos o simplemente vayamos a comprar al supermercado.

Hoy te voy a contar todo sobre el IVA, sobre los tipos de IVA que existen, qué actividades están exentas y cómo calcularlo en tu factura y liquidación trimestral. Coge tu calculadora y vamos a ello.

¿Qué significa IVA?

IVA significa Impuesto sobre el Valor Añadido, aunque en Latinoamérica también es llamado Impuesto sobre el Valor Agregado. Es un impuesto indirecto que se paga cuando se hace uso de un determinado servicio o se compra un bien.

Es un impuesto indirecto, ya que no recae sobre los ingresos, sino sobre la producción y venta de las empresas y la compra de dichos productos. Vamos, que lo pagan los consumidores finales que compran el producto una vez terminado.

¿Y cuánto es el IVA en España? Actualmente, salvo que el Gobierno vuelva a cambiarlo es el 21%. Con respecto al resto del mundo, estamos en el puesto 19 empatados con países como Bélgica, Argentina o los Países Bajos. El IVA más alto del mundo lo tiene Hungría con un 27% y el más bajo Estados Unidos ya que oscila desde el 0% hasta el 11% dependiendo del Estado.

Tipos de IVA

Los tipos impositivos de IVA vigentes están divididos en tres grupos:

  • IVA superreducido (4%): es aplicado a los productos de primera necesidad como el pan, la leche, las frutas, los cereales y los quesos. Otros productos con este tipo de IVA superreducido son los libros, periódicos y revistas no publicitarios, medicamentos, sillas de ruedas, protesís y VPO.
  • IVA reducido (10%): en este tipo impositivo entran muchísimos productos, como los alimentos en general (salvo los del IVA superreducido), transporte de viajeros, plantas hortícolas y espectáculos deportivos amateur entre otros. Anteriormente este tipo impositivo estaba en el 8%.
  • IVA general (21%): el porcentaje que se aplica a casi todos los productos y servicios, salvo los que están incluidos en los anteriores apartados. De hecho, en la última modificación del IVA se aumentó el número de productos y servicios incluidos en este tipo impositivo con algunos servicios como el material escolar, salas de cine y teatro, veterinarios, peluquería, gimnasios, hostelería y otros parecidos.

En el  2015 se ha “amenazado” con realizar otra subida del IVA desde el Banco de España, aunque teniendo en cuenta que puede volver a haber elecciones este año , dudo mucho que se vayan a subir. Pero para 2016-2017 no me extrañaría que sí.

Actividades exentas de IVA

Hay actividades que están exentas de IVA, en las cuales se emite una factura pero no es necesario aplicar ninguno de los tipos impositivos que he explicado antes. ¿Y qué actividades entran dentro de las exenciones de IVA? Las siguientes:

  1. Operaciones médicas: todos los servicios relacionados con las hospitalizaciones, asistencia sanitaria (tanto pública como privada) que no sean operaciones de cirugía estética, digitopuntura, acupuntura, anturopatía o mesoterapia.
  2. Actividades educativas: todas las actividades de las escuelas públicas y privadas. No se incluyen los cursos a distancia, actividades extraescolares ni las clases particulares.
  3. Actividades sociales, culturales y deportivas de carácter social: deben ser realizadas por asociaciones privadas sin ánimo de lucro y en las que el presidente desempeñe su cargo gratuitamente. Aquí se incluyen algunas actividades como las bibliotecas, museos, monumentos, zoológicos, actividades para menores de 25 años, asistencia a minorias étnicas, eventos de autofinanciación, etc.
  4. Operaciones financieras y de seguro: servicios de empresas de seguro, depósitos en efectivo, créditos, préstamos, transferencias, tarjetas de crédito y todo lo relacionado con el mundo de la banca y los seguros.
  5. Operaciones inmobiliarias: entrega de terrenos rústicos para uso público o no edificables y segundas entregas de edificaciones.

Cómo calcular el IVA de una factura

Vale, ya sabes todo lo que hay que saber sobre el IVA. Ahora, te voy a enseñar a calcularlo en una factura, que es muy importante porque si te equivocas podrías tener problemas cuando hagas la liquidación trimestral. De todas formas, es muy fácil y será difícil que te equivoques.

Imagina que vendes un producto que vale 100 € y que está dentro del tipo impositivo de IVA general (21%). Para calcular el precio final de la factura, con IVA incluido, solo tendrías que multiplicar esa cifra por 1,21. En este caso, 100 por 1,21 sería igual a 121 €. Por lo tanto, soportarías 21 € de IVA y el precio para el cliente final sería de 121 €.

La regla general para cada tipo impositivo es la siguiente:

  • IVA superreducido: precio sin IVA x 1,04.
  • IVA reducido: precio sin IVA x 1,10.
  • IVA general: precio sin IVA x 1,21.

Cómo hacer la declaración trimestral del IVA

El IVA de las facturas no es lo único que tienes que controlar si quieres llevar por ti mismo todo el tema de impuestos. También tienes que saber cómo hacer la declaración de IVA trimestral y debes conocer los conceptos de IVA soportado e IVA devengado:

  • IVA soportado: es el IVA que has pagado por los diferentes productos y servicios relacionados con tu actividad económica.
  • IVA devengado: IVA que que has cobrado por la realización de tu actividad económica.

Para saber cuánto tienes que ingresar en Hacienda cada trimestre, solo tienes que restar el IVA soportado al IVA repercutido o, lo que es más fácil, el IVA de todo lo que has pagado al IVA de todo lo que has cobrado. Usaré un ejemplo para que se entienda.

Imagina que en un trimestre has prestado los siguientes servicios:

  1. Servicio 1 por valor de 100 € a tipo reducido (10%).
  2. Servicio 2 por valor de 200 € a tipo general (21%).
  3. Servicio 3 por valor de 1.000 € a tipo general (21%).

Y por otro lado, has tenido que comprar los siguientes productos para realizar tu actividad:

  1. Producto 1 por valor de 100 € a tipo general (21%).
  2. Producto 2 por valor de 200 € a tipo reducido (10%).

Ahora, tendrías que calcular el IVA soportado (gastos) y el IVA devengado (lo que has cobrado):

  • IVA soportado: 21 € + 20 € = 41 €
  • IVA devengado: 10 € + 42 € + 210 € = 262 €

Y finalmente, haces la resta y tendrás el cálculo del IVA que tienes que pagar:

  • IVA devengado – IVA soportado = 262 € – 41 € = 221 €

Límite de Ingresos para pagar Autónomos

publicado a la‎(s)‎ 19 mar. 2016 13:16 por ASG Asesoria   [ actualizado el 19 mar. 2016 13:20 ]

Con la crisis, ya sea por el paro o por la necesidad de más dinero, proliferan trabajos puntuales y actividades que, a veces, no generan muchos ingresos pero sirven para tirar. Y todos se hace las mismas preguntas: ¿Me tengo que dar de alta como autónomo? ¿Me compensa o será lo comido por lo servido en forma de impuestos? ¿Es compatible si trabajo por cuenta ajena? En esta guía, la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) clarifica con ejemplos quién tiene obligación de darse de alta y responde a las cuestiones más básicas que se plantean los que van a empezar por su cuenta, pero, ojo, el marco regulatorio está en constante cambio, más, con las elecciones a la vuelta de la esquina.

¿Cuál es el máximo que puedo ganar sin tener que darme de alta como autónomo?                       

A priori,no existe una cantidad específica en el marco regulatorio. Siempre que se trabaje de forma continua hay que darse de alta. Y aquí es donde viene el conflicto. La ley habla del concepto de "habitualidad", sin especificar qué plazos se entiende por ello, con lo que su interpretación resulta ambigua. Tanto es así, que el asunto acabó en la justicia y una sentencia del Tribunal Supremo, que fija jurisprudencia, establece el límite de ingresos en el Salario Mínimo Interprofesional. Es decir, si lo que se gana al año no supera los 9.080,40 euros del SMI, no se tendrá que dar de alta como autónomo.


Ejemplo 1:


Doy clases puntuales o participo en una gira de conciertos, pero gano menos que el SMI


En este caso, siempre y cuando sea esporádico, no hay obligación de cotizar si los ingresos están por debajo de los 9.080 euros. Sin embargo, hay que tener cuidado cuando es la actividad principal y, por tanto, es habitual, aunque no llegue al citado límite anual. Depende mucho de la interpretación que dé la Inspección de Trabajo a cada caso particular, en función de los siguientes criterios, habitualidad, actividad principal o complementaria.


Ejemplo 2:


Tengo un negocio pero las ventas son estacionales


Aunque sólo venda en primavera y verano y no se facture por encima del Salario Mínimo Interprofesional, tiene que cotizar ya que un local abierto al público se considera un trabajo habitual.


Ejemplo 3:


Soy un gurú y me rifan para dar conferencias


Y como gurú es muy posible que con un par de intervenciones públicas supere el Salario Mínimo Interprofesional, pero como no es habitual su actividad, se libra.


Ejemplo 4:


Vendo a puerta fría


Ahora que está de moda revender productos que se compran a ciertas empresas entre amigas/os, vecinas/os y demás, de nuevo, aunque no se supere el SMI hay que darse de alta ya que es un trabajo habitual y no esporádico. Es el equivalente a vendedor ambulante, pero sin puesto fijo en el mercadillo de turno.


Si no supero el SMI pero me exigen factura, ¿Qué hago?


El recibo siempre hay que emitirlo, con independencia de si hay que darse de alta o no como autónomo. El IVA hay que pagarlo sí o sí. Para ello hay que darse de alta en Hacienda (es gratuito). En la factura tiene que estar reflejado el 21% de IVA y las retenciones, 15% para profesionales y 21% para el resto. Asimismo, en la declaración de la renta hay que tributar por ello y reflejar las retenciones.


¿Cuánto tengo que pagar por darme de alta?


Si después de ver estos ejemplos, se identifica como autónomo, sepa que antes de nada, hay que registrarse en Hacienda, sin coste alguno, bien como persona física, bien como persona jurídica. Allí hay que indicar el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) -no todos los autónomos están obligados a pagar esta tasa-. Posteriormente se ha de elegir la base de cotización a la Seguridad Social, para que le cubra sus futuras coberturas sociales. La mínima, de 884,40 euros al mes, y la máxima, de 3.606 euros. En función del rango que elija, así cobrará cuando esté enfermo o cuando se jubile. Así, por ejemplo. Si opta por la base mínima, la cuota a pagar al mes es de 263,55 euros, que le dará derecho a baja médica. Si desea incluir otras coberturas como embarazo, accidente laboral, cese de actividad o paro, la cuantía varía -no siempre significa que aumente, ya que puede haber un descuento por acumular contingencias-. El 86% de los autónomos cotiza por la mínima, según la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA).


¿Qué coberturas se tiene por baja médica?


Desde el cuarto día al 21 se cobra el 60% de la base de cotización del mes anterior a la baja por lo que se conoce como incapacidad temporal, es decir, enfermedad común o accidente no laboral. A partir de entonces y en adelante se cobra el 75%. Si la baja es debida a un accidente de trabajo o enfermedad profesional, desde el mismo día de la baja se cobra el 75% de la base. Es importante no dejar de pagar la cuota correspondiente si no quiere dejar de beneficiarse de esta cobertura.


¿Es compatible si trabajo por cuenta ajena?


Sí, es posible estar cotizando en dos regímenes distintos, pero hay sectores y /o empresas donde exigen exclusividad. Estar pluriempleado tiene, además, bonificaciones y devoluciones por doble cotización.


¿Qué ayudas hay?


Puede haberlas, pero muy dispersas, y en función si es para financiación, creación de empleo o autoempleo. Según la comunidad autónoma y ayuntamiento. Hay subvenciones para los parados que se conviertan en autónomo, para crear una start up, para proyectos que impliquen I+D+i (investigación, desarrollo e innovación), para renovar vehículos o por contratar al primer trabajador por cuenta ajena de forma indefinida.

Tarifa plana de 50 € para autónomos (De cualquier edad)

publicado a la‎(s)‎ 19 mar. 2016 12:22 por ASG Asesoria   [ actualizado el 19 mar. 2016 12:41 ]

La tarifa plana para autónomos es una medida aprobada en 2013 para impulsar el autoempleo que consiste en el pago de una cuota mensual reducida a la Seguridad Social en calidad de autónomo. Una medida que ha ayudado a muchos autónomos a dar sus primeros pasos, pero que también ha generado grandes controversias. Por ello, el Gobierno ha introducido una serie de modificaciones que han entrado en vigor el 10 de octubre de 2015 y que también recogemos aquí.

En este artículo te explicamos:

  1. Introducción a la tarifa plana
  2. Requisitos de la tarifa plana para autónomos
  3. Cuantía de la tarifa plana para autónomos

1. Introducción a la tarifa plana para autónomos

La tarifa plana para autónomos consiste en el pago mensual de 50 euros a la Seguridad Social en lugar de los 264,44 euros que constituyen la cuota mensual mínima. Se introdujo inicialmente  en febrero de 2013 para nuevos autónomos menores de treinta años y, tras un año desde su entrada en vigor, había beneficiado a 170.000 emprendedores, según  la ministra de Empleo, Fátima Báñez, por lo que cabe decir que ha tenido un considerable impacto en el apoyo al autoempleo y los nuevos emprendedores.

Incialmente se aprobó sólo para menores de 30 años pero debido a la fuerte reacción entre el colectivo de autónomos, el gobierno extendió su aplicación a todos los nuevos autónomos, independientemente de su edad, medida que entró en vigor el 28 de septiembre de 2013 con la publicación en el BOE de la Ley 14/2013 de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización.

Cabe destacar que el funcionamiento de la tarifa plana para mayores de treinta años es similar al aplicable a los menores de 30 años.

2. Requisitos de la tarifa plana para autónomos

El Real Decreto Ley 4/2013 de 22 de febrero de medidas de apoyo al emprendedor y estímulo del crecimiento y la creación de empleo introdujo la tarifa plana para menores de treinta años.

Desde entonces la normativa ha sufrido varias modificaciones (Ley de Emprendedores, Ley de Fomento del Trabajo Autónomo) que han venido eliminando algunos de los requisitos iniciales (menores de treinta años, no emplear trabajadores por cuenta ajena), quedando actualmente los requisitos siguientes:

  • No haber estado de alta como autónomo en los cinco años anteriores.

Además, quedó a criterio de la Tesorería General de la Seguridad Social la concesión final, lo que en la práctica dio lugar a tres requisitos adicionales en base a sus interpretaciones:

  • No ser administrador de una sociedad mercantil.
  • No haber recibido anteriormente una bonificación de la Seguridad Social como autónomo, aunque hayan pasado más de cinco años.
  • No ser autónomo colaborador (régimen especial para familiares de los autónomos).

Todo ello causó bastante controversia y denuncias en medios ya que estos criterios no estaban en la orden, sino en una circular interna de la Seguridad Social, lo cual provocó que muchos autónomos societarios que contaban con esa ayuda no pudieran recibirla. En 2015, aunque se había llegado a avanzar que a lo mejor se eliminaba esta restricción, lfinalmente no ha sido así.

También hay que precisar que en el caso de las cooperativas de trabajo asociado sí que se puede optar a la tarifa plana.

En el caso de pluriactividad entre trabajo por cuenta propia y ajena, la Ley de Emprendedores introdujo unas nuevas bonificaciones del 50% de la cuota de autónomos para esos casos, pudiendo el autónomo elegir entre la tarifa plana y las bonificaciones por pluriactividad.

Hay que destacar que con la eliminación del requisito de no contratar trabajadores, la tarifa plana deja de estar destinada exclusivamente a nuevos freelance y autónomos sin trabajadores contratados, lo que venía limitando su impacto e impidiendo que se beneficiaran aquellos emprendedores con proyectos de cierta envergadura en los que es necesario contratar personal.

3. Cuantía de la tarifa plana para autónomos

La cuantía de la tarifa plana varía a lo largo de los primeros meses de actividad, estableciéndose tres tramos de reducción sobre la base mínima de cotización y el tipo mínimo de cotización, incluyendo la capacidad temporal:

  • Primeros 6 meses50 euros justos de la cuota por contingencias comunes. Esta cantidad entró en vigor el 10 de octubre de 2015, hasta entonces ascendía a un 80% de reducción de la cuota, con lo que con las bases y tipos de 2015 se quedaba en 53,59 euros.
  • Meses 7 al 12: 50% de reducción durante el segundo semestre, que se quedaría en 2015 en 134,06 euros.
  • Meses 13 al 18: 30% de reducción durante el siguiente semestre, que se quedaría con las bases y tipos de cotización de 2015 en 186,25 euros.

LA SEGUNDA OPORTUNIDAD DEL EMPRENDEDOR

publicado a la‎(s)‎ 15 mar. 2016 11:31 por ASG Asesoria   [ actualizado el 15 mar. 2016 14:50 ]

Con la Segunda Oportunidad, el emprendedor que haya fracasado en su actividad empresarial podrá negociar la deuda adquirida con sus acreedores gracias a un procedimiento extrajudicial de pagos que puede ofrecer condiciones más ventajosas. De ésta forma, podrá acceder a ésta opción cualquier empresario persona natural en situación de insolvencia que, a través de un mediador concursal, tiene la opción de pactar moratorias de hasta 3 años y quitas de hasta el 25%

Además, tras las ampliaciones de 2015, podrán acceder las personas físicas y exonerar todas sus deudas si no pueden afrontarlas en un plazo de 5 años.

Artículo:

“El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse". Ya lo dijo Winston Churchill hace más de medio siglo y parece que la Ley de Emprendedores ha recogido la esencia de ésta frase con la regulación de “La Segunda Oportunidad”.

Una medida dirigida a los empresarios que no hayan tenido éxito en su primera iniciativa emprendedora y destinada a que puedan mantenerla o abrir una nueva empresa. Se trata de una propuesta que puede animar a muchos a iniciar su aventura emprendedora ante la difícil decisión de emprender o no. En éste artículo te explicaremos las modificaciones que se han llevado a cabo en la Ley Concursal y que establecen un nuevo mecanismo de negociación extrajudicial de deudas, ya sean de personas físicas o jurídicas.

De ésta forma, emprendedores y pequeñas empresas con deudas no superiores a 5 millones de euros podrán buscar acuerdos con los acreedores mediante la figura de un mediador concursal, con el objetivo de garantizar que el fracaso no cause un empobrecimiento y una frustración tales que inhiban al empresario de comenzar un nuevo proyecto.

¿Qué es la Segunda Oportunidad del emprendedor?

La llamada Segunda Oportunidad del Emprendedor es en realidad un procedimiento extrajudicial mediante el que, de forma flexible, el emprendedor puede negociar el pago de la deuda con sus acreedores ayudado por la figura del Mediador Concursal.

No obstante, cabe recordar que los créditos de derecho público no podrán verse afectados por el acuerdo extrajudicial y que los créditos con garantía real únicamente podrán incorporarse al acuerdo si así lo deciden los acreedores.

¿Quién puede acogerse a la Segunda Oportunidad?

Cualquier empresario persona natural, es decir, cualquiera que ejerza actividades profesionales, así como los trabajadores autónomos, que se encuentre en situación de insolvencia o que prevea que no podrá cumplir regularmente con sus obligaciones, podrá iniciar un procedimiento para alcanzar un acuerdo extrajudicial de pagos con sus acreedores.

Para ello deberá justificar que su pasivo, es decir, sus deudas y obligaciones, no supera los cinco millones de euros.

También podrán solicitar el acuerdo extrajudicial de pagos las personas jurídicas que se encuentren en estado de insolvencia, que hayan sido declaradas en concurso, que dispongan de activos líquidos suficientes para satisfacer los gastos propios del acuerdo y que su patrimonio y sus ingresos previsibles permitan lograr con posibilidades de éxito un acuerdo de pago.

Novedades 2015 en la Ley de Segunda Oportunidad

Tras la aprobación del Real Decreto Ley 1/2015 de 27 de Febrero, se amplían y flexibilizan los acuerdos extrajudiciales de pagos incluidos en la Ley de Emprendedores de 2013, para mejorar su eficacia y facilitar la reestructuración de deudas de forma ágil y sencilla. Como principales novedades destaca:

  • Que en esta nueva normativa las personas físicas (particulaes y autónomos) también podrán acceder a estos acuerdos, además de los empresarios y empresas
  • La exoneración de todas las deudas aunque no se cubran con la totalidad de los bienes. 

De esta forma, el objetivo de la conocida como "segunda oportunidad" es conciliar intereses de acreedores y deudores mediante unos procedimientos con garantías que permitirán afrontar el pago de las deudas de forma ordenada.

Exoneración de deudas

Para deudores personas físicas se establece un nuevo sistema de exoneración de deudas más flexible y eficaz que se aplicará tras la conclusión de un concurso por liquidación o por insuficiencia de masa que constaría de los siguientes pasos.

  • Se mantiene la posibilidad actual de exoneración de deudas al concluir la liquidación siempre que se paguen los créditos de privilegio general (no sobre un bien concreto sino en general), contra la masa (los necesarios para que funcione la empresa y que cubran los gastos de administración del concurso) y, si no se ha intentado un acuerdo extrajudicial de pagos, el 25 por 100 de los créditos ordinarios, como se prevé en la actualidad.
  • Alternativamente, y como novedad, cuando no se hayan podido satisfacer los anteriores créditos y siempre que el deudor acepte someterse a un plan de pagos durante los cinco años siguientes para el abono de las deudas no exoneradas (contra la masa y aquéllos que gocen de privilegio general), el deudor podrá quedar exonerado del resto de sus créditos, excepto los públicos y por alimentos.
  • Para la liberación definitiva de las deudas, el deudor deberá hacer frente en ese período a las deudas no exoneradas o realizar un esfuerzo sustancial para su satisfacción. Es decir, conseguida esta exoneración parcial, el beneficiario tendrá un plazo de cinco años para afrontar el pago de las deudas no condonadas.Si en este plazo de 5 años el deudor ha ocultado ingresos o bienes, o mejorara su situación sustancialmente, los acreedores podrían pedir que se revocase la exoneración.
  • En caso de acreedores con garantía real, la parte que podrá exonerarse será aquella que no hubiera quedado cubierta en la ejecución de la garantía. La exoneración de deudas podrá revocarse en el citado plazo de cinco años a solicitud de los acreedores cuando se acredite que se han ocultado ingresos o bienes o el deudor consiguiera una sustancial mejora de su situación.

Exenciones de IRPF

Asimismo, se declaran exentas de IRPF las rentas que pudieran ponerse de manifiesto como consecuencia de quitas y daciones en pago de deudas, establecidas en un convenio, en un acuerdo extrajudicial de pagos o como consecuencia de la exoneración de deudas.

¿Cómo se solicita el acuerdo extrajudicial de pagos?

El empresario deudor que solicite el acuerdo extrajudicial de pagos deberá el siguiente proceso:

1.    Solicitud el nombramiento de un mediador concursal 

Si el deudor es una persona jurídica, la solicitud podrá hacerla el órgano de administración o el liquidador.

La solicitud se hará mediante una instancia suscrita por el deudor, en la que indicará el efectivo y los activos líquidos de que dispone, los bienes y derechos de que sea titular y los ingresos regulares previstos. Además, deberá presentar una lista de acreedores con la cuantía y el vencimiento de los respectivos créditos. Si el deudor está casado, salvo que se encuentre en separación de bienes, indicará la identidad del cónyuge y el régimen económico del matrimonio

Si los deudores son empresarios o entidades inscribibles, se solicitará la designación del mediador al Registrador Mercantil. En los demás casos, se solicitará la designación al notario del domicilio del deudor.

2.    Nombramiento de mediador concursal

Se llevará a cabo por una de las personas natural o jurídica suministradas por el Registro de Mediadores e Instituciones de Mediación del Ministerio de Justicia.

El registrador o el notario nombrará al mediador concursal y lo comunicará en Hacienda, en la Seguridad Social, en el Registro Civil y al juez competente. Por su parte, una vez acepte el cargo, el mediador facilitará una dirección electrónica en la que los acreedores podrán realizar cualquier comunicación.

3.    Convocatoria a los acreedores

En los diez días siguientes a la aceptación del cargo, el mediador concursal comprobará la cuantía de las deudas y convocará al deudor y a los acreedores a una reunión que se celebrará dentro de los dos meses siguientes y que se notificará por medio de notario o por cualquier medio que asegure su recepción.

En la convocatoria  se indicará, además de fecha, hora y lugar, la identidad de cada uno de los acreedores convocados y la cuantía y detalles de la deuda. Una vez recibida la convocatoria, los acreedores voluntariamente quisieran intervenir en el acuerdo extrajudicial deberán comunicárselo expresamente al mediador en el plazo de un mes.

4.    Iniciación del expediente 

Una vez solicitada la apertura del expediente, el deudor podrá continuar con su actividad laboral, empresarial o profesional, aunque no podrá solicitar préstamos o créditos y devolverá a la entidad las tarjetas de crédito.

Tampoco podrá iniciarse ni continuarse ejecución alguna sobre el patrimonio del deudor mientras se negocia el acuerdo extrajudicial hasta un plazo máximo de tres meses, a excepción de los créditos con garantía real, en cuyo caso dependerá de la decisión del acreedor. Si el acreedor decide iniciar una ejecución, no podrá participar del acuerdo extrajudicial de pagos.

5.    El plan de pagos 

El mediador concursal remitirá a los acreedores un plan de pagos de las deudas a fecha de la solicitud, en el que la moratoria no podrá superar los tres años y con una quita que puede llegar hasta el 25% del importe de los créditos. Además, podrá proponer la cesión de bienes a los acreedores en pago de las deudas.

El plan de pagos se acompañará de:

-       Un plan de viabilidad

-       Una propuesta de cumplimiento de las obligaciones, incluyendo, una cantidad que asegure la subsistencia del deudor y su familia y de la actividad que desarrollara.

-       Una propuesta de negociación de las condiciones de los préstamos

Los acreedores podrán presentar propuestas alternativas o de modificación en los siguientes diez días y, a su término, el mediador les presentará el plan de pagos final aceptado por el deudor.

En caso de que los acreedores que representen a la mayoría de la deuda no quisieran continuar la negociación, se deberá solicitar de inmediato la declaración de concurso de acreedores .

6.    La reunión de los acreedores

Los acreedores convocados deberán asistir a la reunión, salvo los que hubiesen manifestado su aprobación u oposición dentro de los diez días naturales anteriores a la reunión, donde podrán ser modificados tanto el plan de pagos como el de viabilidad.

7.    Acuerdo extrajudicial de pagos 

Para que el plan de pagos se considere aceptado, será necesario que voten a favor del mismo acreedores que sean titulares, al menos, del 60% de la deuda. Si el plan consiste en la cesión de bienes del deudor en pago de deudas, deberá contar con la aprobación de acreedores que representen el 75%.

Si el plan fuera aceptado por los acreedores, el acuerdo se elevará inmediatamente a escritura pública, que cerrará el expediente que el notario hubiera abierto y se publicará la existencia del acuerdo en el Boletín Oficial del Estado y en el Registro Público Concursal por medio de un anuncio que contendrá los datos que identifiquen al deudor

Si el plan no fuera aceptado y el deudor continuara incurso en insolvencia, el mediador concursal solicitará inmediatamente del juez competente la declaración de concurso. Si a pesar de la labor del mediador no se alcanza ningún acuerdo, el afectado puede declararse enconcurso, pero con un cambio, ya que en lugar de acudir a un juzgado de lo mercantil como ocurría hasta ahora, debe acudir a un juzgado de primera instancia (civil). En teoría el cambio debe acelerar los plazo.

El acuerdo podrá impugnarse dentro de los diez días siguientes a la publicación por el acreedor que no hubiera sido convocado o no hubiera votado a favor del acuerdo, aunque esto no suspenderá la ejecución del acuerdo y, en caso de sentencia de anulación del acuerdo, ésta se publicará en el Boletín Oficial del Estado y en el Registro Público Concursal, aunque será susceptible de recurso de apelación de tramitación preferente.


¿QUIERE CAMBIAR DE ASESORIA? 4 PUNTOS A TENER EN CUENTA

publicado a la‎(s)‎ 14 oct. 2009 23:16 por ASG Asesoria   [ actualizado el 3 mar. 2016 17:50 ]

Durante este trimestre son muchas las empresas, o mejor dicho, los empresarios y  autónomos,  que se plantean cambiar de Asesoría Fiscal- Contable y/o Laboral. 

Desde nuestro punto de  vista, la Asesoría para una empresa/profesional, es como  el médico: lo sabe todo de ti, de tu empresa, de tus proveedores y clientes.. tiene una foto  de tu ADN,   este factor, si  se  sigue el   "código  ético  no  escrito  entre  profesionales del sector", no debería de tener importancia, pero para muchos, es el   factor determinante por el que NO hacer el cambio.

Es cierto que cuando hablamos de "servicios" no se pueden tener garantías, ya que hasta que no los disfrutas no tienes la seguridad  de  haber  acertado.  Se  puede  obtener información en las Redes Sociales, referencias de otros clientes, foros...  Dada nuestra experiencia en este tema, queremos facilitarle:

4 puntos a tener en cuenta en el momento de tomar esta decisión.

1. ¿POR QUÉ  PLANTEARSE EL CAMBIO DE ASESORÍA?

Son muchos los factores que pueden llevarnos a pensar en un cambio de asesoría, aquí vamos a enumerar los que más frecuentemente nos encontramos:


  • No cubre las expectativas que tenía al principio
  • Ha aumentado el precio fijado argumentado costes de servicios que NO estaban incluidos en la oferta inicial
  • Ha metido la pata en sucesivas ocasiones, unas más importantes que otras, pero ya he perdido la confianza en ellos.
  • No me atienden cuando les pido algo, tengo que llamar en sucesivas ocasiones y perseguirles  para que alguien conteste mis dudas/socilitudes.
  • No cumplen los plazos a tiempo o muy justos, no dejándome tiempo para prever el disponible  que necesito para cubrir impuestos, seguros sociales...
  • No son pro-activos, tengo que hablarles yo de cuestiones que he escuchado en la radio o por conocidos para saber si me afectan o no.
  • No aportan ningún valor añadido a mi negocio, son meros tramitadores de impuestos y nóminas.
  • Tardan mucho en contabilizar las facturas y no se con suficiente antelación la situación real  de mi negocio.
  • No tienen un servicio integral, cuando pido algo que se sale del día a día tengo que buscar yo al partner adecuado, con el tiempo y, en ocasiones, dinero que eso conlleva.
  • No les veo comprometidos conmigo ni con mi negocio, a  veces siento que no les importa cómo me vaya.
  • No me siento tranquilo, tengo que revisar su  trabajo, si han presentado a tiempo los impuestos, las nominas...
  • No me facilitan datos de mi empresa cuando se los  pido, ni facturas que ya les he entregado ni balances, mayores.... no tengo un pulso real de mis cuentas.
  • No me informan de subvenciones, bonificaciones... siempre escucho que otros se han beneficiado y yo no.
  • FALTAS GRAVES: me presentaron mal un impuesto y tuve que pagar yo la multa y los intereses de demora.... se  equivocaron en el finiquito de un trabajador y me costó dinero... no  asumieron su        responsabilidad cuando se olvidaron de presentar las cuentas anuales...(ojo con la derivación de la responsabilidad a los administradores)

2. ¿CUÁNDO ES EL MOMENTO PARA REALIZAR EL CAMBIO?


  • Área Fiscal y Contable: Realmente el mejor momento para empezar a trabajar con otra asesoría es el primer trimestre del año, ya que se ha cerrado un ejercicio y se comienza otro. Es más fácil delimitar dónde termina uno y empieza el otro, y más sencillo pulir responsabilidades en caso de que faltase algo por contabilizar... Si no coincide en esta fecha, siempre es  interesante hacerlo en el comienzo del trimestre, sea cual sea.

  • Área Laboral: es igualmente aconsejable hacerlo a principio de año, nosotros somos partidarios  de que sea la misma Asesoría la que nos lleve ambas áreas, es más práctico, más rápido en el momento de presentar impuestos y conocen mejor las circunstancias y sinergia de la empresa. Es importante tener muy en cuenta, que en el caso de cambio de gestores del área laboral hay  que realizar el cambio de Autorizado en Red de la empresa, por lo que hay que estar seguros  ANTES de presentar el cambio de que la asesoría que cesa haya presentado los seguros sociales.

  • Notificaciones Telemáticas: es importante coordinar el cambio de la  responsabilidad de visualizar el Buzón de Notificaciones del cliente.

3. ¿CÓMO REALIZAR EL CAMBIO SIN COMPLICACIONES?

En realidad, si la asesoría que va a cesar el trabajo lo hace bien, no tiene por qué haber problemas. Si se lleva la contabilidad al día ( o al menos al trimestre...), se tiene bien organizada la documentación del cliente, se ASUME que el cliente tiene pleno derecho a tomar sus decisiones y a realizar el cambio que piense que más  le conviene... no tienen que ser traumático el cambio ni presentar complicaciones.

¿Qué se puede hacer para que el cambio sea más fácil?:

  • Aunque el primer contacto "moralmente" entendemos que debe de tenerlo el cliente con la asesoría  que cesa, después puede encargarse la nueva asesoría de concretar las fechas y el modo de intercambio de los datos/documentación del cliente.
  • Realizar un Check de la documentación que se recoge de la asesoría verificando que está todo. Es  importante tenerlo en cuenta en caso de que la asesoría se haya quedado documentación original.
  • Optimizar el "trasvase" de la contabilidad, libros, datos de trabajadores, nóminas y tc´s...
  • Realizar una pequeña auditoría del trabajo realizado y el modo: está todo contabilizado?  se han presentado todos los impuestos? están dados de baja los trabajadores que han cesado?  se han presentado cuentas anuales hasta la fecha? Librote Actas? de Socios?  Está la empresa en el convenio más apropiado? se realizan las nóminas de la forma más beneficiosa?
  • En caso de que se hayan quedado asuntos pendientes de resolver, despidos, aplazamientos...      fijar bien las fechas y las responsabilidades.

4. ¿QUÉ DEBO VALORAR PARA SABER SI ACIERTO CON EL CAMBIO DE ASESORÍA?

Son diversos los factores que deben tenerse en cuenta para tomar la decisión más adecuada, empezando por reflexionar sobre los factores que cada uno valora como importantes en un asesor. La decisión dependerá  de las expectativas, circunstancias y necesidades de la empresa/profesional. Vamos a detallar algunos de los puntos más valorados por clientes satisfechos con su asesoría, según nuestra experiencia:


  • Atienden mis llamadas/emails rápidamente, valorando la urgencia e importancia según el asunto del  que se trate.
  • Están comprometidos conmigo y con el trabajo que realizan, y se nota que se esfuerzan por ayudarme a que mi negocio  obtenga los mejores resultados posibles.
  • Son pro-activos, me sugieren cambios e ideas para optimizar los costes fiscales.
  • Llevan una contabilidad por extracto bancario, tengo bajo control los gastos e ingresos, los impagados y  un anticipo de lo que va a suponer en los impuestos.
  • Me mantienen al tanto de los cambios legales que pueden afectarme
  • Están pendientes y realizan el seguimiento de la documentación, facturas, datos... que tengo que darles, en los plazos y formas adecuados.
  • Tienen un servicio integral, se encargan de proveerme de los servicios adicionales como seguros, LOPD, Prevención de Riesgos, Patentes... que necesito, ahorrándome tiempo y dinero y aportándome la tranquilidad        y  seguridad que busco.
  • Me informan de las subvenciones y/o ayudas a las que puede optar y se encargan de realizar los trámites necesarios y de recopilar la documentación exigida.
  • Tienen los Procedimientos de  Calidad ISO aprobados, me da tranquilidad saber que tienen un control estipulado y que lo llevan a cabo.
  • Tienen un Seguro de Responsabilidad Civil, en caso de errores ellos se encargan de resolverlo y de los  costes que se generen.
  • Me envían las nóminas el día 20 del mes, incluso se encargan ellos de enviárselas a los empleados por email y de me facilitan la remesa bancaria, ahorrándome tiempo y dinero.
  • Revisan las notificaciones telemáticas,no tengo que estar pendiente de abrir el email ni de resolver las posibles incidencias que se generen con la Tesorería.
  • Tengo acceso por medio de  la Intranet a mis datos, mi contabilidad, estados financieros, balances, mayores, nóminas... incluso puedo saber en tiempo real cómo va a resultar el IVA del trimestre en curso,para evitar sorpresas. Y además puede verlo desde mi teléfono, en cualquier momento y lugar.
  • Se reúnen conmigo para explicarme el estado  contable, fiscal, financiero y laboral de mi negocio,realizando sugerencias y mejoras sobre el modo de operar y ser más eficaz.
  • Antes de que termine el año, valoran conmigo la situación en la que se va a cerrar el ejercicio y los posibles cambios según las expectativas y objetivos que busquemos.
  • Pueden ofrecerme servicio en otras provincias e incluso en otros países.
  • Saben cómo internacionalizar mi negocio, expatriar trabajadores o preparar mi negocio para exportar a otros países.
  • Me han asesorado con la Gestión de mi Patrimonio  personal.
  • Se han encargado de los despidos, ERE´s...  resolviendo  los conflictos y situaciones tensas con los mínimos
    costes posibles para la empresa.
  • Son amables y generosos en el trato, siempre  tienen una sonrisa.
  • Está todo incluido, no he tenido sorpresas del tipo: las nóminas no estaban incluidas... la presentación del impuesto no estaba contemplada, las consultas tienen un coste adicional...
  • Se nota que buscan la satisfacción del cliente, el "win to win", y que tienen inquietud por mejorar cada día y ofrecer un servicio eficaz.

Confiamos que esta información sea de su interés y le ayude si está pensando en realizar un cambio de asesoría, si necesita más información, estaremos encantados de atenderle.(consúltenos)



Punto PAE

publicado a la‎(s)‎ 14 oct. 2009 23:11 por ASG Asesoria   [ actualizado el 25 feb. 2016 13:21 ]

Los Puntos de Atención al Emprendedor (PAE) se encargan de facilitar la creación de nuevas empresas, el inicio efectivo de su actividad y su desarrollo, a través de la prestación de servicios de información, tramitación de documentación, asesoramiento, formación y apoyo a la financiación empresarial.

Los PAE se apoyan en el CIRCE para crear empresas, y en concreto en uno de los componentes que lo forman: el Sistema de Tramitación Telemática (STT).


El PAE tiene una doble misión:


– Prestar servicios de información y asesoramiento a los emprendedores en la definición de sus iniciativas empresariales y durante los primeros años de actividad de la empresa.
– Iniciar el trámite administrativo de constitución de la empresa a través del Documento Único Electrónico (DUE).

El Proceso de tramitación telemática de creación de empresas
Mediante PAE se puede constituir una Sociedad Limitada o una SLNE por medios telemáticos y tenerla registrada en aproximadamente 5 días hábiles, a los que habría que sumar otros 3 días hábiles si hay que solicitar el nombre al Registro Mercantil Central.

Asesoramos previamente sobre el tipo de sociedad a constituir, ya sea SL, SCP o a nombre de persona física según la situación y previsión fiscal y laboral de emprendedor.


El sistema PAE, tramita los siguientes procesos más habituales:


– Reserva de la Denominación social (sólo SLNE)
– Reserva de cita con la notaría
– Solicitud del NIF provisional
– Presentación de la Declaración Censal de Inicio de Actividad
– Liquidación del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos documentados en la Comunidad Autónoma correspondiente
– Inscripción en el registro mercantil provisional
– Trámites con la Tesorería General de la Seguridad Social
– Inclusión de ficheros de datos con información personal en la Agencia de Protección de Datos
– Solicitud del NIF definitivo

Posteriormente tramitamos:
– Firma electrónica
– Libro visitas


Estamos a su disposición para ampliar la información que estime oportuna, consúltenos en 

asg@asesoria.cc    886 15 41 21 / 698 15 22 46


1-8 of 8